lunes, 20 de diciembre de 2010

Metodología de trabajo



Procede del antiguo BLOG, última entrada.


Hoy he tropezado con un libro sobre HDR. Par aquellos que no sepan lo que es, es el método de postproducción digital por el cual se consiguen imágenes capaces de mostrar detalle tanto en zonas muy oscuras como en zonas de gran luminosidad, básicamente lo que persigue este método es acercar la fotografía a la capacidad visual del ojo humano. Bien, revisando este manual que digo, me he llevado las manos a la cabeza, como no podía ser de otra forma al ver los resultados que el autor (supuesto fotógrafo profesional) proponía como ejemplos válidos de este método. Las fotos que he visto eran cualquier cosa menos reales, coherentes y aceptables técnicamente. Los aspectos subjetivos como encuadres o uso de la luz los omito por ser cuestiones subjetivas susceptibles de opinión e interpretación. Pero toda foto tiene aspectos objetivos derivados del método de trabajo tanto en la toma fotográfica como en la postproducción. Vaya por delante recordar que nadie nace “sabido” y que los errores y equivocaciones son parte fundamental, en mi opinión, del aprendizaje de cualquier profesión. Volviendo al grano, en este libro he podido contemplar imágenes llenas de ruido (No olvidar que el HDR en parte tiene sentido en tanto en cuanto nos ayuda a eliminar ruido), colores irreales y empastados, falta de coherencia en la secuencia de tonalidades y otros desatinos como falta de enfoque, nitidez...etc. El resultado son imágenes, en mi modesta opinión, carentes de sentido, sin contraste, llamativas por sus horrorosos y saturados colores. 
El problema de este tipo de manuales es que pueden crear confusión, dando a entender que eso que se cuenta e ilustra es un trabajo profesional. Quizás la editorial responsable de la publicación no tenga capacidad ni criterio para identificar cuándo una información de este tipo tiene una base coherente de trabajo detrás. En este sentido la era digital ha permitido una extensión masiva de la fotografía y por ende cierta frustración o confusión en aquellas personas que, desde su interés como aficionados a la fotografía, han pretendido trabajar el retoque digital de imágenes creyendo utilizar modos y métodos profesionales, muy alejados de la calidad que cualquier aficionado o aspirante a profesional puede conseguir con una metodología adecuada y sencilla.
Lo mejor de este libro es que sirve para saber lo que no hay que hacer.
Yo entiendo el proceso fotográfico como algo limitado en sus capacidades y por tanto en sus resultados. Las herramientas de trabajo utilizadas con sentido común nos proporcionan buenos resultados. El mejor HDR, en mi opinión, es el que pasa desapercibido.

*La imagen de arriba ilustra de algún modo los 4 pilares en los que baso mi trabajo. 

  1. -Profundidad de campo basada en la combinación de enfoque y diafragma (Quizás esta toma no se la más adecuada para este concepto)
  2. -HDR de aspecto natural con el fin de conseguir detalle en las zonas oscuras y en las altas luces, además de reducir el ruido. (Yo no utilizo software específico para HDR)
  3. -Corrección de perspectivas por software.
  4. -Redimensionamiento de la imagen después de la corrección de perspectivas anterior, para obtener un aspecto y escala natural, basado en la “relación de aspecto” de la “imagen original RAW-sensor de cámara”. (Método propio)

*Interior de la sala de ensayos del Coro Easo de ZMZ arquitectos.