sábado, 12 de noviembre de 2011

Este es el país en el que vivimos. Esta va de arquitecturas....

En esta crisis el "bando" de los ciudadanos parece ser el bando de los buenos. En el otro lado están lo malos, o los no tan buenos, mezclados en una especie de cocktail entre amargo y dulce. Estos "no tan buenos" parecen ser políticos, banqueros y empresarios de todo tipo que, los unos por lo otros, han dejado en el olvido el bien común y el interés general en favor de sus bolsillos y sus egos. Siendo lo segundo cierto, el bando de los buenos, el del ciudadano, parece tener algo de responsabilidad también en todo este lodazal llamado crisis. Y es que en España la culpa siempre es de otro, y aunque en este caso sea cierto,  pocas veces el ciudadano de la calle asume que es partícipe de un gran engranaje y que por lo tanto algo de responsabilidad tenemos todos. Los mercados, los bancos, los especuladores y demás fauna son responsables en gran medida de nuestra situación, pero el ciudadano de a pié también, por acción u omisión, por delegar su propia voluntad en los políticos, por dejarse acariciar los oídos con promesas de cuento, por volver a votar al que te hunde un petrolero en la costa y te soborna, por volver  votar al que dilapida dinero público, etc, etc, etc.....
El artículo del link no es sino una radiografía de este país, da igual que sea Galicia que Valencia o Madrid, vivimos en una sociedad con demasiados complejos de inferioridad como para tratar de tú a tú a la Europa más avanzada, la que queremos ser. Pero no se puede ser algo sin la ambición moral de querer serlo, ser no es un fin en sí mismo, debe ser el resultado de "un buen hacer". Nuestro único recurso es el músculo y el talonario, aparentar ante todo para parecer lo que no somos.

http://politica.elpais.com/politica/2011/11/11/actualidad/1321028878_539150.html