jueves, 2 de octubre de 2014

Oficinas DKV

Ayer tuve la oportunidad de fotografiar en Zaragoza, la rehabilitación que Aguirre-Newman ha realizado de la sede central de la empresa DKV. En principio podría tratarse de una reforma más de unas oficinas funcionales y modernas, pero mi gran sorpresa fue el uso que se ha hecho de la colección de arte que posee DKV, compuesta fundamentalmente por fotografía, pintura y collage. Todas las zonas comunes, así como los despachos, forman una enorme sala de arte. Además, muchas de las obras allí expuestas se han realizado expresamente para este proyecto de remodelación, invitando al artista a crear directamente sobre las paredes de pladur, como puede verse en la imagen. Todo un estímulo para la vista.