lunes, 10 de noviembre de 2014

Óptica descentrable y no descentrable, 2ª parte. La redimensión de la imagen.

Siguiendo con la entrada anterior, y más concretamente con el caso de utilizar óptica no descentrable, se nos plantea otro "problema", redimensionar la imagen para que el resultado final sea veraz y congruente con la realidad retratada.
Aprovecharé otra imagen de Enertic para ilustrar esta entrada.



Una vez hemos corregido perspectivas, nuestra imagen tiene una apariencia irreal en lo que a proporciones de los objetos se refiere. Vemos los coches demasiado estrechos y este tipo de objetos, conocidos por nuestra memoria, son los que nos delatan que hemos achatado la imagen y que debemos compensar. En este caso la corrección está hecha sobre el eje horizontal al corregir verticales, y por lo tanto habrá que "aplastar" la imagen en sentido vertical. Pero, ¿cuánto debemos "aplastarla"?. Normalmente esto se hace a ojo, de hecho yo lo hacía así hasta que empecé a ver que los resultados no me convencían, a veces acertaba pero otras no. Fue entonces cuando me planteé la posibilidad de crear un método que, de forma matemática, me diese un resultado adecuado en todos los casos. Este método está basado en la relación de aspecto del archivo RAW que genera la cámara, es un método matemático, coherente, sencillo y que me permite obtener una imagen con las perspectivas corregidas y con la misma relación de aspecto que el archivo RAW original, como si hubiésemos  hecho la foto con óptica descentrable.

El resultado de esto aplicado a la imagen de arriba sería el siguiente.



Sería muy difícil distinguir esta imagen de una realizada con óptica descentrable. 
El sencillo proceso por el cual llegamos a este resultado me lo reservo para el TALLER DE FOTOGRAFÍA DE ARQUITECTURA que se celebrará en Torrelavega los días 11 y 12 de abril de 2015. Así que si te interesa esto y algunas otras técnicas interesantes de retoque, te invito a inscribirte en el taller. Basta con mandar un correo a fotografo@jorgeallende.com.

Un saludo.

Jorge Allende