lunes, 27 de julio de 2015

El patrimonio arquitectónico comercial se pierde a chorros...

Hace algunos meses dediqué una entrada de este blog al "destrozo" cometido en uno de los más emblemáticos cafés de San Sebastián, La unión artesana. En esas fechas circulaba la noticia de que el mítico Café Central de Madrid cerraba al extinguirse los alquileres de renta antigua, y ahora nos encontramos con la noticia de que el café más antiguo de Madrid cierra sus puertas tras 128 años. La verdad es que es una pena y más sabiendo que los tiburones de las franquicias andarán cerca para quedarse con los atractivos locales ubicados en las mejores zonas del Madrid de siempre. Y lo que es peor es que, con alta probabilidad, estos locales terminen siendo demolidos por dentro, reformados, destrozando su decoración y con ella la historia y la personalidad de toda una ciudad. Esperemos que el ayuntamiento o la comunidad hagan algo y protejan estos locales, o terminarán nuestras ciudades convertidas en verdaderos centros comerciales.